Skip to content

Main Menu

22 de julio – Día Internacional de Trabajo Doméstico No Remunerado.

Se declaró como tal oficialmente en 1983, durante el Segundo Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, para reconocer la contribución de las labores de las mujeres en los hogares, actividades que siguen siendo objeto de discriminación, sobre todo desde el punto de vista económico.

Argumentos

En la mayor parte de los casos, el trabajo doméstico lo realizan las mujeres.

Se trata de una labor invisible, sin reconocimiento, sin pago, con jornadas muy largas, desvaloradas y ocultas. Y lo más contradictorio es que “ni siquiera se considera trabajo, sino una obligación casi natural de las mujeres”, afirma Beatriz Santamaría Monjaraz, directora del Instituto de las Mujeres del Distrito Federal (Inmujeres-DF)

Según la Encuesta Nacional sobre Uso de Tiempo (ENUT), mientras las mujeres dedican un promedio de 42.3 horas semanales a las actividades domésticas, los hombres sólo destinan 15.2 horas.

Según la misma encuesta, 87 %  de las mujeres y 44 %  de los varones se dedican a cocinar, calentar o preparar alimentos; las mujeres dedican un promedio de 9 horas y media a estas tareas cada semana, y los hombres, un promedio de tan sólo 3 horas y 12 minutos.

Las actividades de limpieza de la vivienda son efectuadas por 90 por ciento de las mujeres (que les dedican 9.3 horas a la semana, en promedio) y, en cambio, por 63 por ciento de los hombres (quienes les dedican, en promedio, 3.4 horas semanales).

El 90 % de las mujeres y el 56 %  de los hombres realizan actividades de limpieza y cuidado de ropa y de calzado (un promedio de 5.4 horas semanales en el caso de las mujeres, 1.7 horas semanales, en el de los varones).

Las compras las realizan el 65.4 %  de las mujeres y el 47.5 % de los hombres, en un tiempo promedio semanal de 2.7 horas y 2.3 horas, respectivamente.

En cuanto al tiempo dedicado a los hijos, las mujeres superan por 155 millones de horas al tiempo invertido por los hombres.

En la convivencia social, la recreación, el juego, la cultura, el deporte y el uso de los medios masivos de comunicación participan 13.9 por ciento de las mujeres y 18.6 por ciento de los hombres.

En muchos países el trabajo doméstico no es una variable incluida en los cálculos del producto interno bruto (PIB), pero se estima que su valor económico, en millones de pesos, equivale al 21.7 % del PIB.

“El trabajo doméstico no es valorado principalmente por dos razones: La primera es por la creencia de que todo lo relacionado con el ámbito doméstico es por naturaleza femenino, y segundo, por la idea de que se trata de un trabajo improductivo al no ser remunerado, o al menos no de la forma adecuada”.

Por ello se propone que como parte de la celebración se democratice el trabajo al interior de los hogares de manera equitativa para todas y todos los integrantes de la familia.

Y de manera destacada, se promueva el respeto a los derechos laborales de las trabajadoras del hogar, creando instancias legales que regulen las condiciones de empleo y trabajo contra la situación de desventaja de la mujer en el mercado laboral

La Liga le invita a reflexionar sobre el tema y a comunicar su posición.

Es algo que nos atañe a todos, fundamental en nuestra vida.

 

Fotos: iStock – Laser222 / Oleg Gorbachev

Agregar comentario

Requerido

Requerido

Opcional