Skip to content

Main Menu

Las Amas de Casa ¿Son una especie en vías de extinción?

         No puedo  dejar de reconocer que amas de casa 100% casi no existen. Sea por opción (porque se elige salir a desempeñar otras tareas fuera del hogar) o por necesidad (porque se precisa que entre más dinero al hogar) las amas de casa “puras” son muy pocas.

Uds. notaran que digo “desempeñar” otras tareas y no trabajar porque las amas de casa, sí trabajamos, lo que sucede es que no hay retribución onerosa por esa actividad. Pero sí, en los hogares en donde hay una, se produce un ahorro  al no tener que contratar a persona alguna para cocinar, lavar, limpiar, cuidar y ayudar a los niños con sus deberes, cuidar enfermos y gente mayor que vivan en el hogar, etc. cosa que nadie toma en cuenta porque no entra dinero contante y sonante.  Capítulo aparte son las señoras en cuyos hogares los ingresos no son suficientes  o son jefas de hogar y tienen que salir a buscar el sustento,  en estos casos ellas realizan la doble tarea de trabajar en sus hogares y fuera de ellos.

Ahora yo les pregunto a todas las mujeres, ¿es vergonzoso llamarnos Ama de Casa? Cuando se completa un casillero donde dice ocupación o profesión muchas se apuran a colocar cualquier actividad que realizan aunque las desempeñen pocas veces a lo largo de la vida. Con mucho orgullo tendríamos que tachar ocupación, dejar profesión y llenarlo con el título de ama de casa, por más que ninguna facultad lo reconozca. Deberíamos considerarla como una profesión, aún para los hombres, porque al igual que se dice el dentista o la dentista, también es válido decir el Ama de Casa o la Ama de Casa aunque resulte cacofónico (y a la gramática se le escape un lagrimón) o para algún purista del idioma o sexista se debería decir Amo de Casa y Ama de Casa. A esas mujeres que ya completaron el casillero con su ocupación o profesión, si tuvieran que completar otro con una actividad complementaria ¿cómo quisieran denominarla? No me va a decir que no lleva a cabo ninguna tarea en el hogar; si es así o tiene mucha suerte o no sabe determinar cual es el trabajo de ama de casa.

Imagino que a esta altura de la nota muchas voces se estarán alzando señalándome como retrógrada, antifeminista, opresora, etc., etc. por pretender que la mujer vuelva a la épocas de las cavernas, encerrada en su casa, sin la posibilidad de educarse y ganar un salario. Todo lo contrario,la MUJER como ser humano al igual que el hombre tiene los mismos derechos que éste y por lo tanto puede elegir lo que le place y ser artífice de su destino.

Estoy convencida que no se puede permitir que haya otra especie en vías de extinción, claro, hay que  adaptarse a los tiempos en que se vive, es ley de la Naturaleza sino se corre peligro de desaparecer como los dinosaurios;  posiblemente cada vez queden menos Amas de Casa al 100 %, pero eso no implica que alguien las avergüence por ser sólo eso: Ama de Casa, ya que su presencia en los hogares es el norte de los niños y adolescentes que en ellos habitan, porque sin importar el sexo de quien desarrolle ese papel siempre es bueno que los menores tengan una guía cerca, alguien  a quien puedan recurrir. Nuestra sociedad debería fomentar la apreciación del trabajo de Ama de Casa no solamente se encargan de la limpieza, la comida o las compras, también cuidan, armonizan, vigilan el  crecimiento, presentes en las penas o las alegrías, en las tareas de estudios por más que no estén capacitadas pero están a nuestro lado preparando la leche, acercando un mate o simplemente acompañando. Asisten a los enfermos y a los ancianos  que residan en esa vivienda

La madre que puede trabajar de Ama de Casa tiene un monopolio que le es propio: el de sociabilizar por medio del amor.

Por todo esto les digo: ¡Mujeres! que no nos saquen el título de Ama de Casa. No hay que sentir vergüenza de llevarlo, no es una carga, al contrario debemos sentirnos orgullosas de que se nos denomine así, que no se pierda en el olvido el  aporte que brinda no sólo a la familia sino a la sociedad toda.  Sólo aquel que ejecuta esa función sabe lo importante que es cumplirla.

 Vilma Edith


Comentarios

  1. Ana Castro Octubre 14, 2013

    Adhiero ampliamente al postulado de Vilma Edith de que no nos saquen el título de Am(o)a de Casa, en tanto que serlo no es peyorativo, sino prestigioso en mi opinión.

    Ser amo(a) de casa implica toda una larga serie de trabajos no remunerados que, sumados al denominado “TRABAJO” en tanto que es remunerado, significan una gran carga horaria, un pensar y un organizar el hogar en el día a día, un exprimirse la cabeza en que cocinar para el día siguiente, por ejemplo, teniendo no solo en cuenta el tiempo, sino también los ingresos.

    En definitiva, es una tarea no remunerada, menospreciada y no tenida en cuenta, que, en la mayoría de los casos, se agrega a la “remunerada”, y que significa en tales casos, a mi modo de ver, una jornada de 24 horas sin derecho a vacaciones, a licencia por enfermedad, a licencia por estudios, etc.

    Es un tratar de “llevar adelante el microcosmos familiar” sea como sea, aunque casi no podamos. Es un “darse día a día gratuito” en el sentido de que no es considerado ni gratificado.

    En tal sentido y, a mi modo de ver, un amo(a) de casa es sinónimo de (a) esclavo(a) ¡¡¡en pleno s XXI!!!!. Tipo de violencia que señala Bordieu.

    Tendría mucho más para decir y autores que citar. Sin embargo, por el momento, adhiero y hago mías las palabras de Vilma Edith quien, con mucha sencillez, a mi parecer, a explicado en breves palabras la situación y estatus de un(a) am(o) de casa.

    Gratamente sorprendida, en tal sentido, según mi opinión,

    Ana Castro

  2. Andrés Pérez Junio 26, 2015

    Si hay un prejuicio con la denominación “Ama de Casa”, pues simplemente cambiémoslo por el de Gerente o Administrador, que para algunos suena más rimbombante, pero que de hecho refleja mejor la cada vez más compleja necesidad de aunar especialidades educativas, administrativas, financieras, de nutricionista, de liquidación de sueldos e impuestos, etc. a las afectivas propias de quienes integran el núcleo familiar, en un medio ambiente hostil que sistemáticamente sabotea la institución familiar.

    • Grizzly Marzo 13, 2017

      Completamente de acuerdo!! De vez en cuando es bueno tomarse un tiempito y dedircárnoslo a nosotras mismas!Un hombre es un complemento más en la vida pero no quiere decir que sin ellos no podamos vivir! Hacen falta, como no, pero no son in!ispensablesdBesos! ^^

  3. Laura Agosto 29, 2016

    Me gustó mucho el artículo. Soy ama de casa hace 13 años, tengo 32 y siempre me he dedicado al hogar. No me avergüenza llamarme Ama de casa aunque mis propias amistades me hayan tildado de tonta por no desarrollar una carrera y desempeñarme en un trabajo formal. Las saludo afectivamente y estaré al tanto de las novedades.

Agregar comentario

Requerido

Requerido

Opcional